TRE ES UNA TÉCNICA NEUROFISIOLÓGICA Y ANATÓMICA, UNA NUEVA HERRAMIENTA DE AUTORREGULACIÓN ANTE EL ESTRÉS, EL TRAUMA Y EL ESTRÉS POST-TRAUMÁTICO

La mayor parte de los programas de búsqueda sobre el trauma y desorden de tensión post-traumático eran conducidos dentro del campo de la psicología, así y consecuentemente, la mayor parte de los programas de recuperación eran proyectados para aliviar los síntomas del trauma tratando primariamente las dimensiones psicológicas y emocionales del individuo.

En búsquedas más recientes en el campo de los estudios del trauma y en la práctica clínica, Peter Levine, Stephen Porges, Pat Oden, A. Damasio, LeDoux  y el Dr. D. Berceli, entre otros, están ayudando a expandir y desarrollar una nueva visión del trauma. Los campos de estudio, como la psicobiología y la neurofisiología, neurociencias, revelan un nuevo entendimiento de los efectos del trauma en el cuerpo.

Ese cambio de consciencia está aumentando y reconociendo que el trauma es primariamente una reacción instintiva del cuerpo.

Observando a muchas personas en diferentes culturas afectadas por el trauma, el Dr. D. Berceli ha desarrollado un método de ejercicios que benefician profundamente a las personas.

Tanto el Dr. Berceli como el Dr. Peter Levine hacen esta comparación con los animales respecto al trauma:

Los animales en la selva utilizan mecanismos innatos para regular y neutralizar los altos niveles de activación asociados a los comportamientos defensivos de supervivencia. Estos mecanismos proporcionan una “autoinmunidad” al trauma, posibilitando que retomen el equilibrio anterior y retornen a su vida normal, incluso después de haber vivido experiencias de gran amenaza para la vida. Una vez pasado el peligro, los animales suelen volver rápidamente a la normalidad y descargan la tensión acumulada mediante temblores y sacudidas.

   

Los seres humanos
también poseen estos mismos mecanismos innatos de regulación. Pero la regulación de estos sistemas está inhibido por la parte racional de nuestro cerebro. Esta inhibición impide la descarga completa de la activación movilizada para la supervivencia.

Impide que el sistema nervioso retorne a su equilibrio, esta energía no liberada permanece en el cuerpo y en el sistema nervioso conteniendo una sobrecarga energética.

Los ejercicios de TRE están diseñados para que las personas experimenten de forma voluntaria el temblor neurogénico hasta que el cuerpo llegue a través del temblor a movimientos involuntarios, liberando la energía residual de la musculatura profunda a nivel de las fascias y dejándola salir de manera placentera.

Las fascias son la red de tejidos más importante del cuerpo y es fundamental para la salud, almacena la energía humana y es responsable del movimiento.

El mecanismo del temblor está diseñado para  encontrar patrones no reconocidos y liberarlos, para que el organismo pulse y llegue a un nivel de homeostasis, a un estado saludable del organismo.

Este proceso neurofisiológico de los temblores se produce también a través de las neuronas aferentes, estas neuronas transmiten a los músculos que van al sistema nerviosos central y a la inversa.

La descarga de energía residual a través de los temblores neurogénicos tiene un potencial curativo.

La contribución del Dr.Berceli complementa la visión del Análisis Bioenergético ya que su fundador, Alexander Lowen, también dice que en la vibración está la salud y en el estancamiento está la dolencia.

Los ejercicios para el trauma de TRE  amplían con más intensidad el tratamiento. Ofreciendo al cuerpo atravesar, en su más íntima profundidad, aquellos hechos que ocasionaron el trauma. Una travesía neurofisiológica y anatómica. Saludable, gradual, natural y de autorregulación.

¿CÓMO SE DESARROLLA EL TRAUMA EN LAS PERSONAS?

Trauma de desarrollo:

Desde el principio del desarrollo evolutivo las personas vivencian pequeños traumas y medianos traumas, por lo tanto son traumas relacionales familiares y con el medio ambiente.

El trauma incluye, la hiperactivación, la disociación, con respuestas de inmovilidad o congelación, la tendencia será la estancación energética y vital de aquella situación difícil que fue vivida. Esto impide el avance y el desenvolvimiento en todos los niveles de la vida.

Estos síntomas son el resultado de una intensa e incompleta respuesta biológica frente a una amenaza. El miedo a esas sensaciones psicocorporales paraliza y consecuentemente otros síntomas paralelos se pueden desarrollar a partir de esa situación. La personalidad del individuo simplemente se reajusta para habitar ese nuevo cuerpo.

Los síntomas del trauma no son causados por el evento en sí. Ellos aparecen cuando la energía activada le recuerda al organismo el momento de shock y la energía no liberada por el cuerpo.

Trauma de Shock:

Accidentes de tráfico, violencia familiar, abuso sexual, guerras etc. Sucesos que actúan y reprimen la capacidad de procesamiento a nivel cerebral. El cerebro no puede procesar y se produce entonces una ruptura biológica que activa altos niveles de estrés.

Ante un estado de alerta se producen altos niveles de cortisona y adrenalina.

El trauma es primariamente una respuesta autónoma, inconsciente e instintiva de un organismo vivo, es la experiencia de ser abrumado.

Sin la decisión consciente del individuo ocurren cambios neurológicos, biológicos y anatómicos ante una  experiencia de estas características.

Gracias al Dr.Berceli por su contribución, su método neurofisiológico, anatómico, y su manera de transmitir tan humana. Y a todos los autores citados por sus conocimientos y por su ayuda a todos los supervivientes del trauma.

Noemí Sosa González

Visionad este interesante video de una reciente experiencia con TRE en Madrid: