EL ANÁLISIS BIOENERGÉTICO

La terapia psicocorporal en Análisis Bioenergético trata al individuo como un todo cuerpo-mente-espíritu, tratando disturbios psicosomáticos estructurales que se originan durante el desarrollo evolutivo. Como también problemas que originan traumas de desarrollo o caracterológicos que se manifiestan por acontecimientos individuales y/o sociales vividos en etapas mas tempranas o adultas, dando origen a síntomas diferenciados de alto stress, amenazando o inundando, el campo fisiológico, generando un estado exaltado de respuestas biológicas incompletas, con perdidas de confianza en si mismo y de fuerza vital. La realidad interna y externa, la falta de motivación y estímulos, condicionan y desorganizan la salud a un nivel físico y emocional.

El Análisis Bioenergético ofrece a las personas un trabajo de conexión a sus deseos profundos de encontrarse con una vida más armoniosa y placentera. El individuo en su espacio terapéutico explora, el terapeuta se ofrece como guía, estableciendo un vínculo, donde la persona explora su modo de estar, en su mundo interno familiar y social. En un encuadre de contención donde puede exteriorizar su propia verdad, un encuentro franco (terapeuta-paciente).

Una necesidad esencial para lograr enraizarse en su cuerpo y su vitalidad. Un espacio organizador en el que tiene lugar el proceso formativo de vinculo-cuerpo mente y espíritu. Cuando esto sucede, surge una especie de inteligencia orgánica, la persona restablece su experiencia, unido a la sensación, la conciencia de si mismo y de su entorno.

El proceso psicoterapéutico se establece en un sano apego (J.Bowlby). Reconectando a la persona con el “Sentido” (memoria implícita a nivel kinestesico, propioseptivo, vestibular, visceral) reflejando, ayudando a la persona a una vuelta a su autorregulación. Un abordaje terapéutico donde predomina la contención (Winnicott).

Noemi Sosa González